Párate a pensar

Párate a pensarA veces me pregunto, cuánto tiempo nos paramos a pensar, pero pensar de verdad las cosas, pensar hacia donde nos lleva un camino u otro, pensar en lo que somos y qué es lo que nos ha llevado a ese punto B, siempre hay un punto A, eso seguro.

Pocas veces pensamos lo afortunados que somos de tener lo que tenemos, tener a las personas que tienes cerca, y valorar las pequeñas cosas de la vida.

A mi sinceramente, emigrar me ha cambiado la vida totalmente, y no tiene nada que ver con irse de erasmus unos meses en los que sí, te cambia la vida y aprendes nuevas culturas, pero sabes que tarde o temprano vas a volver a tu casa a tu “estado de confort“. Otro día me gustaría hablaros más profundamente del “estado de confort” que tan agustito uno está pero que tan autodestructivo es al mismo tiempo.

Hace 8 meses y 7 días que abandone mi “estado de confort” para convertirlo en un disconfort constructivo, y es que te vas de tu país sabiendo que vas a tener que estrujarte el doble el cerebro con el idioma, que te tienes que adaptar a las nuevas costumbres ( y que no por ello dejan de gustarte las tuyas, ¡ojo!) que seguramente al principio vas a perder calidad de vida y que no vas a tener a tu gente alrededor para apoyarte si algo va mal. Cuando todo ello vale la pena por tu objetivo, se convierte en el motor que te hace tirar para adelante.

Hay tantos objetivos como personas, no todos los objetivos deben de ser emigrar, por supuesto, sea el que sea, hay que ir a por ello, dando pequeños pasitos como sorbitos de café. Y es que, desde este momento mismo, es posible caminar hacia tu objetivo, simplemente, párate a pensar, imaginate con tu objetivo conseguido, escribe los pasos que debes seguir para acercarte a él y salta a por él!

Es posible tener multiples objetivos, yo de hecho he cambiado de objetivo en mi vida varias veces, me he dedicado a varias profesiones diferentes, y sinceramente, de todas ellas he aprendido cosas que me hacen ser la persona que soy ahora.

Mi filosofía, no dejar de intentar nada, dar los pasos necesarios para llegar a mi objetivo, y una vez conseguido si no es lo esperado, buscar mi nuevo camino, sin fustración y alegrándome de lo que he conseguido.

Os dejo este vídeo motivador que les puse un día a mis alumnos, sí, fui profesora y realmente nunca he dejado de serlo (o eso pone en la bolsa de trabajo en la que estoy inscrita y en la que dejé de esperar a que me llamaran para ir hacia un nuevo objetivo;) ):

Y recordad, la suerte no se tiene, se busca.

See you soon!