Oxford, vida universitaria, de la de verdad. Parte II

Universidad de OxfordYa me conocéis que de todas mi vivencias, me gusta extraer conclusiones, y es que personalmente Oxford me despertó de alguna forma las ganas de volver a estudiar, pero de estudiar de verdad, me explico: un entorno universitario donde exista la investigación, donde los alumnos sean partes activas del proceso, donde premie el conocimiento y el intercambio de ideas entre alumnos y profesores.

Esto no tiene nada que ver con la comunicación unilateral que recibimos en nuestros estudios de profesor a alumno, sin cabida a ninguna reflexión por parte del alumno, donde el alumno es una parte pasiva del proceso en el que solo escucha lo que le dicen (en la mayoría es un mero espectador de diapositivas con plantillas estándar) y lo reproduce en una hoja llamada examen. Y es que, el conocimiento no se adquiere únicamente escuchando, se adquiere descubriendo, averiguando, testeando, leyendo y PENSANDO.

De la variedad de estudios que he cursado en la universidad, solo he percibido un auténtico aprendizaje en Finlandia, donde habían muy pocas horas lectivas, se hacía un descanso cada hora, los alumnos eran los que impartían la clase, se trabajaba por equipo, y se hablaba constantemente en público. Todo este método activa múltiples habilidades profesionales que resultan claves hoy en día.

No parece tan difícil, ¿verdad? Pues debe serlo, cuando no se aplica en absoluto. Y es que nos preparan para ser empleados a las órdenes de otros, no se fomenta el pensamiento, no se fomenta la creatividad, no se fomenta la mentalidad emprendedora, tan solo se fomenta que entiendas lo que te han dicho, y que lo reproduzcas en consecuencia. Está comprobado, más horas de clase, más deberes, y más trabajos no significada mayor calidad de la enseñanza, significa más obligaciones y menos tiempo para pensar y en consecuencia, para crear. ¡Cuantas mentes prodigiosas se perderán por este motivo!

Por suerte, muchos docentes del sistema no se dejan llevar por estas tendencias, y son auténticos profesionales de la enseñanza, realmente tienen interés en transmitir conocimiento y fomentan el pensamiento de los alumnos, bravo por ellos, y gracias por ir a contra corriente, vuestros alumnos os lo agradecerán de por vida, y la sociedad, también.

See you soon!