El tiempo vuela y los 30 llegan

birthay 2El tiempo es el bien más preciado que tenemos, no se puede comprar con dinero, y cuando nos queremos dar cuenta, ya han pasado treinta años de tu vida, sin casi inmutarte. ¿Por qué pasa tan rápido el tiempo?

La percepción de la velocidad del tiempo es relativa, es decir, depende de lo a lo que dediques tu tiempo pasa rápido o pasa lento. La vida nos regala 365 días al año, con 24 horas cada uno, si lo pensáis, la duración de cada día equivale a ver Titanic 7 veces al día, es muchísimo tiempo.

Un día pasa rapidísimo para una persona que trabaja 8 horas, que va a al gimnasio al medio día y cuando llega a casa, se prepara la cena, tiende la ropa, ve un rato la tele y se acuesta. Pues nada, un día menos, sin ninguna novedad aparente. Lo mismo pasa con temporadas, por ejemplo cuando estás de viaje todo es rapidísimo, los viajes vienen y se van cual tren de alta velocidad, y cuando nos queremos dar cuenta, tan solo permanecen las fotos y los recuerdos de ese fantástico viaje. Personalmente, me gusta ver fotos de buenos momentos de mi vida, por un momento esas imágenes me transportan hacia ese lugar o momento en el que disfruté de algo o alguien en concreto.

Por el contrario, un día pasa lentísimo por ejemplo para una persona que tiene algún problema de salud, donde espera una recuperación, el alta de un hospital, o simplemente dos meses a que le suelde el hueso de la pierna que se rompió hace solo 2 días. Para estas personas, cada minuto es un mundo. También hay épocas de tu vida que parecen no terminar nunca, como por ejemplo el camino a la mayoría de edad, parece que nunca llega y ese transcurso de años hacia tu “libertad”, ¡parece una eternidad!

Pero, ¿podemos parar el tiempo o acelerarlo a nuestro juicio? La respuesta es no, pero sí podemos intentar disfrutar de cada momento y pequeño detalle en nuestra vida rápida como un agradable paseo después del trabajo o el olor de la hierba buena que tienes plantada en el jardín, o si deseamos acelerar el tiempo, ¿por qué no intentamos llenarlo con actividades que nos aporten algo motivador? Ya sea leer, escuchar música, escribir, tocar un instrumento, plantar tomates, o ver películas, cualquier cosa que te haga sentir útil, y ocupado valdrían para acelerar el tiempo.

Es curioso, tienes ganas de ser mayor, y cuando ya lo eres te gustaría que el tiempo discurriera más lento para saborear nuestros 20, ¿a quien no le gusta la veintena?  A mí me “gustaba”, porque acabo de abandonarla, bye bye twenties!Pero… ¿y qué? ¿Hay vida después de los 30? YES IT IS!

Sinceramente, no me siento nada mal por haber cambiado de década (no, no me estoy auto-convenciendo) al contrario, me gusta mirar hacia atrás para congratularme de las experiencias que he vivido, la gente que he conocido en mi camino, los lugares que he visitado y lo mejor, sigo viva y con salud para seguir haciéndolo y vivir a tope el presente, ¿qué más puedo pedir? ¿Realmente tengo algún tipo de derecho de quejarme? Yo creo que no.

Amigos del 83,84 y 85 (¡y los que ya los tienen!), no temáis a la treintena, que yo creo que van a ser, sin duda, ¡los mejores años de vuestra/nuestra vida! Depende solo de vosotros que así sean, así que, ¡a por ellos!