emigrar a Londres

¿Por qué decidí emigrar?

emigrar a Londres

Después de haber elaborado una lista de pros y contras, y de haber tomado la decisión de emigrar, ha llegado el momento de poner nombre a los POR QUES. ¿Por qué decidí emigrar? – En un momento os lo cuento todo con detalle.

Casi nadie conoce todos mis verdaderos motivos, hay personas que conocen parte de ellos, otros los intuyen, pero lo que yo llevo por dentro, pocas personas lo saben. Son tantos factores los que componen una decisión, que cuando alguien te dice que “te vas a la aventura”, no sé si decir que no es así y dar mis motivos o si darles la razón para ahorrarme las explicaciones.

Como os podéis imaginar, NO fue para nada una decisión tomada a la ligera, fueron decisiones de peso que me estaban llevando hacia un callejón sin salida, hacia una vida que ya había vivido y que no quería seguir viviendo.

Me ha sido muy fácil recordar los motivos de mi marcha, los tengo siempre presentes por si alguna vez me da bajón o si alguien me pregunta si me planteo volver a España, son la fuerza que me empuja hacia delante y mi razón de ser.

Puede que os sintáis identificados o puede que no, hay tantos motivos como personas, y tantas situaciones como relaciones personales, no hay una verdad absoluta.

Quiero compartir mis motivos con vosotros, para que sepáis que no estáis solos, que muchos ya hemos experimentado en primera persona esas sensaciones y que son totalmente normales. Plantadle cara a vuestros miedos, reconoced que los tenéis y alzad la voz, ¿por qué os planteáis emigrar?

En mi caso por muchos motivos, allá van (suspiro..):

-Quería vivir en el extranjero, no me fue suficiente una experiencia de unos meses en Finlandia, quería MÁS.

-Todos mis días eran iguales: el martes era igual que el miércoles con la diferencia de que el martes tenía body pump y el miércoles pilates, solo me gustaban los viernes porque tenía dos días de libertad por delante.

-Mi trabajo no me llenaba en absoluto, en una situación normal habría buscado otro trabajo pero el mercado laboral no me ofrecía ni la mitad de lo que yo ya tenía.

-Mi inglés estaba estancado, necesitaba darle un buen empujón, aunque en “Reading” iba bastante bien por mi trabajo, me faltaba mucho “speaking” y “listening”. La academia de inglés no fue para nada suficiente.

-Quería formarme en eventos, me gustaba el tema de organizar eventos ya que es parte de lo que hacía en mi trabajo, y quería hacerlo en Londres que es la ciudad de los eventos.

-Me sentía muerta en vida, especialmente meses antes de venirnos, nada de lo que hacía me llenaba, no tenía pasión por emprender nada en Valencia y mi creatividad estaba a -200%.

-Me sentía limitada y perdida, no tenía posibilidades de expandir mis cualidades, no tenía ideas frescas, no tenía inspiración, no tenía oportunidades ni referentes.

-Era ahora o nunca, me encontraba en un momento clave en mi vida, si me quedaba ya vendría una casa más grande, un coche más nuevo y obligaciones familiares. La vida me llevaba a eso, y yo no quería eso aún.

-Estaba harta de la crisis, desempleo, corrupción, noticias malas, amigos en paro, más tristeza, más desidia, más negatividad, más pena. NO PODÍA MÁS.

-Me preocupaba mucho la jubilación, ahora soy joven y tengo ganas de trabajar y de hacer cosas, pero llegará el día que ni tenga salud ni fuerzas para seguir trabajando y poder mantenerme, no quiero dejar en manos ajenas mi destino, trabajar, cotizar y ahorrar en diferentes países puede abrirme más puertas de cara a la jubilación que hacerlo únicamente en España, donde está más que demostrado que lo que percibiremos cuando nosotros vayamos a jubilarnos a los 70 y pico  van a ser las migajas.

-Mi capacidad de ahorro era casi inexistente: el margen entre el ingreso de mi nómina y mis gastos no me permitía apenas ahorrar, y eso que no tenía hijos que mantener ni coche de última generación.

-Necesitaba perspectiva en mi vida: salir de la rueda de Hamster en la que estaba metida: programada para ser una pieza más del puzle (totalmente intercambiable en una cadena de trabajo), programada para trabajar, producir, cumplir obligaciones, cumplir moral y éticamente. Por una vez quería cumplir con lo que mi cuerpo me pedía: sal de esa rueda que no te lleva a ningún sitio, recupera la perspectiva, y vive.

hamster rueda

-Necesitaba conocer personas diferentes: personas de otras culturas que me aportaran algo nuevo, personas que vivieran de otra forma diferente a la mía, personas que no me miraran como a un loco cuando le decías que querías dejar tu trabajo, personas que querían vivir una vida distinta.

Necesitaba tomar las riendas de mi vida, y dejar de cumplir las expectativas y los deseos de los demás, y empezar a cumplir las mías. Hacer lo que realmente me diera la gana, sin pensar en el qué dirán o qué pensarán.

Puede que poca gente os pregunte los motivos de por qué os vais, el trasfondo del hecho, seguramente oiréis cosas como: ¿pero tienes trabajo allí? ¿Ya tenéis casa? ¿Lo habéis pensado bien? En lugar de: ¿Cuál es vuestro objetivo? ¿Qué idiomas queréis aprender?

Que nadie os quite la ilusión, escribid una y otra vez las fuerzas motoras que os han empujado a emigrar para que nunca las olvidéis, compartidlas conmigo en un comentario o poned un link a vuestro blog, me encantaría saber cuáles son los motivos de personas que como yo, un día decidieron hacer las maletas, deshacerse de todo aquello que adquirieron y no necesitaban y pusieron rumbo a un destino desconocido.

¡Escribid, escribid, escribid!