Sorteo Hoy se han alineado los planetas

El por qué de Hoy se han alineado los planetas

Sorteo Hoy se han alineado los planetas

Posiblemente os hayáis preguntado de donde salió el nombre de este blog “Hoy se han alineado los planetas”, no es que quería crear un blog y puse el nombre  que quedara más molón, aunque sería del todo válido. Lo que ocurrió es que el día que se me aliaron los planetas (es decir, que me salió todo al revés), decidí crear definitivamente un blog contando al mundo quién soy, lo que pienso, mis placeres y no placeres como emigrante así como estas pequeñas liadillas que le pasan a uno fuera de su país y de su zona de confort.

El blog ha evolucionado de una forma que me encanta, intento dar respuestas a todos aquellos que se planean emigrar o que ya han emigrado y tienen sentimientos parecidos a los míos. Estoy trabajando en que este blog sea la “re-leche”, donde encontréis las respuestas a vuestros miedos, paso a paso el proceso de emigrar, posibles destinos para titulados, cómo emigrar con éxito  y MÁS, pero esto me llevará un tiempecito, os pido unas semanitas para tenerlo todo a punto y daros el contenido que realmente os merecéis como lectores. También estoy preparando un ebook con el que espero no dejaros indeferentes 🙂

No obstante, hoy quiero hacer un breve paréntesis en nuestras vidas de emigrantes y pre-emigrantes, y me gustaría que estrujarais vuestros cerebritos en plan juego de rol. ¿Os mola el reto?

Espero que sí, ¡porque hay premio! Allá va, el día que se alinearon los planetas parte 1:

Lunes 11 de noviembre de 2013, 7:23 AM suena mi alarma, me levanto, me arreglo, desayuno viendo una aplicación en mi Smartphone que me dice a qué hora pasa el siguiente bus, oh, 5 minutos para el próximo, desayuno pitando y voy hacia la parada.

En Londres a hora punta (lo que viene a ser de 8 a 9 de la mañana y de 5 a 6 de la tarde), todo el transporte público está absolutamente colapsado = a sardinillas en lata, los buses a tope, el metro a tope y eso si tienes suerte de que no hay “several delays” (retrasos considerables) en tu línea de metro, (la mía mi querida Jubilee Line) y tengas que coger un bus que te hará pasar unas dos horas de trayecto hasta tu destino: una de las calles más concurridas de la ciudad, Oxford Street. A esa hora ya está A TOPE DE POWER.

Oxford Street sobre las 8

Oxford Street sobre las 8

Si aun no me he estresado suficiente con el autobús, el metro, y las esperas oportunas con empujones y varios “sorries” más falsos que una moneda de dos caras, empieza la cola de los ascensores y por fin, tu ansiado escritorio en la oficina, el cual beso cual Papa llegando a su destino 🙂

Seguramente os estéis preguntando cómo se me ocurrió crear un blog un día de tanto estrés, pregunta fácil: se me olvidó la cartera en casa. Aparentemente eso no es un gran drama, ¿verdad? Bueno, no fue el fin del mundo pero no me vino nada bien.

Ese día no me había traído la comida por lo que mi plan era comprarme un sándwich como cualquier londinense en un Pret a Manger, visto que me había olvidado la cartera, me pregunté qué carajos/caracoles/recorcholis iba a comer ese día teniendo en cuenta que no iba a llegar a casa hasta las 10 de la noche (para más inri justo ese día después de mi trabajo, coordinaba un evento en un teatro), por lo que se activó mi mecanismo de supervivencia londinense y empecé a buscar soluciones:

Solución 1: volver a casa a por la cartera

Solución 2: alimentarme de té verde y luego volver a casa pitando para engullir lo primero que pillara

Solución 3: buscar bien en el bolso no vaya a ser que la cartera esté bajo el neceser y esté yo aquí liándola parda antes de tiempo

Solución 4: pedir dinero a un compañero de trabajo

Solución 5: pedir dinero a una amiga que trabaja cerca

Solución 6: comerme la mandarina que encontré en el bolso y esperar a que me ofrezcan bombones en esa tienda tan pija por la que siempre paso (¡siempre me ofrecen!)

Solución 7: pedir que me pagaran por adelantado en el teatro y comprar un “algo” para que el sonido de mis tripas no fuera el protagonista de la función

Solución 8: comerme la mandarina y que me ofreciera chocolate un compañero del teatro y casi me comiera todo el paquete

¿Os atrevéis a adivinar qué solución escogí? Sorteo una tarjeta regalo de Amazon cargada con 15 euros de entre los que cumplan estos DOS  requisitos:

1-     Incluyan un comentario este post con la solución que creen que escogí, por qué la escogí, y acierte

2-     Compartan este post en su muro de Facebook (debe ser compartido con visualización “público” para que pueda chequear que fue exitosamente compartido)

¿Eres de los que nunca ganan nada en un concurso? ¡Enhorabuena! Ya somos dos, oye ni el perrito piloto de la feria, pero tienes toda esta semana hasta el domingo 23 de Febrero  hasta las 23 horas para participar y que tu suerte cambie 🙂

¡Tan fácil como eso! Responder os llevará menos de 30 segundos y os pueden caer 15 eurillos para gastar en Amazon en lo que queráis (un cepillo de dientes eléctrico, un libro, un disco o el 15% de un kindle!).

El lunes 24 de Febrero publicaré un post con el nombre del ganador/a y os contaré el desenlace de este cluedo tan molón que me he inventado sobre la marcha 🙂

¡Suerte planetarios!

PD: ¿Quieres saber si eres el ganador de este cluedo o simplemente cómo terminó la historia? No necesitas poner un post it en la nevera marcando el lunes 24, simplemente introduce tu mail en la barra que encontrarás más abajo y haz click en “Seguir” . ¡Vuala! La información llegará a ti como por arte de magia.