Kilchurn Castle

De ruta por Escocia: Loch Lomond

Siempre he pensado que viajar nos hace ser más felices a la vez que nos hace ser mejor personas, ya que abrimos nuestra mente y vivimos experiencias que nos marcan para siempre. Es por ello que siempre que podemos hacemos alguna escapadita por Escocia aprovechando nuestra localización en Edimburgo, si bien hace unas semanas hicimos la ruta de Loch Ness, Iverness, Glen Coe y Callander, esta semana ha tocado Loch Lomond, Stirling, Aberfoyle, Balloch, Luss, y Kilchurn Castle entre otros.

Siempre que venimos de viaje venimos emocionados de todo lo que hemos visto, pero estos dos días, nos han dejado realmente sin palabras. Y es que Escocia es tan bonita que llega a dejarte sin aliento cuando la admiras.

Mapa ruta Loch Lomond

Mapa ruta Loch Lomond

Día 1

Empieza nuestro viaje, esta vez dejábamos de lado el famosísimo Lago Ness y nos adentrábamos en el Trossachs National Park y Loch Lomond como principal destino.

Stirling y su monumento a William Wallace

William Wallace monument

William Wallace monument

Empezamos la ruta, salimos de Edimburgo direccion Stirling, en concreto haciael monumento de William Wallace, subimos hasta arriba de la montaña sin problemas, ya que el ticket solo tienes que comprarlo si quieres entrar a la exposición de dentro del monumento. Las vistas desde allí son preciosas, y el monumento es digno de admirar, sobre todo si te gusta la historia de William Wallace. Aprovechamos para comer de picnic, y tomamos nuestro camino hacia Aberfoyle.

Inchmahome Priory, el tesoro escondido

Cual fue nuestra sorpresa, que de camino a Aberfoyle nos encontramos un pequeño lago llamado Lake of Menteith que decidimos investigar, es la ventaja de ir con un coche alquilado sin rutas guiadas. Nos encontramos una isla preciosa llamada Inchmahome Island que albergaba un tesoro: un antiguo monasterio lleno de historia, de paz y de magia. Está tan aislado, que aún conserva parte de su magia, los pájaros ponen música a ese escenario y las flores ponen el aroma. A esta isla solo puede accederse por barca, desde luego uno de los momento más mágicos del viaje.

Inchmahome Priory

Inchmahome Priory

Una vez terminada nuestra meditación en esta isla recóndita, seguimos nuestro camino al bonito pueblo de Aberfoyle, puertas del Queen Elizabeth Park. Ahí nos detuvimos unos instantes, pero proseguimos nuestro camino al Loch Katrine, dicen que es uno de los lagos más bonitos de Escocia, no puedo dar fe ya que nos equivocamos de carretera y aparecimos en una parte del lago muy “sosilla”, pero volveré en otra ocasión a descubrirlo.

Decidimos empezar el camino dirección a nuestro “Bed and Breakfast”  situado en medio de la nada, con ovejas y cabras como principal escenario. Allí la propietaria nos sirvió un delicioso té, y pudimos disfrutar de la conversación de un matrimonio de australianas muy majas que estaban de ruta por todo Reino Unido y que nos recomendaron lugares de Escocia poco conocidos pero de una inmensa belleza como Isle of Mull que visitaremos muy pronto.

Día 2

El segundo día de nuestra escapada empezó con un desayuno Escocés de esos que te dejan sin hambre hasta las 4 de la tarde, que manera de cargar pilas por Dios. Los dos perritos de la dueña nos dieron los buenos días, y ya empezamos nuestro segundo día de escapada.

Con nuestros amigos del Bed & Breakfast

Con nuestros amigos del Bed & Breakfast

Loch Lomond, el paraíso desconocido

Nuestro siguiente destino era Balloch, desde donde visitaríamos su castillo y pensábamos coger un barco para visitar las islas de Loch Lomond. Nuestra sorpresa al llegar fue que Balloch era un pueblo muy bonito para recorrer, que el castillo no era nada del otro mundo y estaba en obras y que los ferrys que salían desde allí no llegaban a las islas del lago, para ello tendríamos que desplazarnos a Luss (un poco más al norte).

Dicho y hecho, subimos hasta Luss, un precioso pueblo costero, con playas de arena junto al lago, donde varias barcas y lanchas te llevan de excursión por las paradisiacas islas de Loch Lomond por mejor precio que desde Balloch. Nos costó 6 pounds una ruta de media hora por las islas, una ruta altamente recomendable.

Islas de Loch Lomond

Islas de Loch Lomond

El momento barco/islas fue increíble, lució un solazo y unos 20 grados que nos supieron a gloria, y que después rematamos en la terracita de un restaurante de pueblo que estaba todo buenísimo y muy bien de precio.

Kilchurn castle, belleza e historia

Después de la comida, emprendimos de nuevo el camino hacia nuestro último y gran objetivo del viaje: el castillo Kilchurn. Lo que no sabíamos era lo que íbamos a encontrarnos de camino:

Vacas peludas Highlands

Vacas peludas Highlands

Nuestras queridas “vacas peludas”, que son las vacas típicas de la zona con pelo largo, y que tanto nos había costado localizar. Pudimos verlas de cerca e incluso darles un poco de hierbecita, el pan también les gustaba pero les resultaba más extraño, era super gracioso ver como se les hacia una bola y se les pegaba en el paladar jaja Son como peluches adorables.

Yo me hubiera quedado todo el día con las vacas, pero debíamos seguir camino hacia el castillo. Nos volvimos a encontrar otra sorpresa: el pueblo de Inveraray y su precioso castillo. Es un pueblo precioso con todas sus casas en blanco y negro, y con un castillo que se conserva en perfecto estado.

Tras un breve paseo por el pueblo de Inveraray, ya fuimos directos al castillo, pasando por valles muy similares a Glen Coe, de esos que te dejan sin aliento ante tal inmensidad. Y por fin, nuestro último destino: Kilchurn Castle.

Kilchurn Castle

Kilchurn Castle

Kilchurn Castle se encuentra en medio de un lago, se puede acceder a él por un pequeño camino de tierra. Pensábamos visitarlo desde fuera y hacernos unas fotos, pero cuál fue nuestra sorpresa que se podía acceder al interior, ya que todavía no estaba abierto al público. Un castillo precioso que conservaba las principales fachadas y cuyos muros desprendían una magia increíble. El paraje acompañaba, un lago precioso, pajarillos, las nubes bajas de las montañas y un chispeo que nos avisaba de que nuestro viaje había llegado a su fin.

Desde luego, una escapada con mucha magia, que esperamos repetir muy pronto, y es que Escocia, cuanto más la conocemos, más nos enamora. Os recomiendo que, al menos una vez en la vida, os perdáis por la inmensidad de Escocia, sus lagos, sus castillos y su magia os envolverán para siempre.

See you soon!