Volver a España

Volver a España

Cuando vives en el extranjero, siempre hay dos sentimientos que nos invaden: por un lado el de alegría y productividad personal, estamos felices con el idioma que estamos aprendiendo y con la experiencia que estamos viviendo. Pero por otro lado, no dejamos de echar de menos nuestras costumbres, nuestra familia y nuestra comida. Y es que no hay nada como volver a España, aunque sea por vacaciones.

 

Vivir en el extranjero, de momento te compensa

Seguir en el extranjero, supone que evidentemente te está compensando más lo primero, la experiencia que estás viviendo fuera, pero en algún momento de tu emigración te planteas cómo serían las cosas si pudieras volver a España. Ya sea porque te da algún bajón, o porque buscas un nuevo destino en ti vida y te planteas tu tierra como una posibilidad.

Aunque a mi también me tira la patatita y en mi tierra me siento muy feliz, nunca olvido los motivos que me llevaron a irme. Y es que, son ellos los que mantienen vivo mi espíritu de lucha. No puedo dejar deperderlos de vista, ya que podría cometer un grave error si lo hiciera.

 

Plantearte volver a España definitivamente

Y es que, volverte a España no debería ser una elección tomada a la ligera, sino que debe compensarte más lo segundo que lo primero. Es decir, debes tenerlo muy claro y tener almenos un motivo de peso para hacerlo. De lo contrario podemos vernos en la tesitura de que vuelves, y todo está igual que lo dejaste y que no detectas cuando estás de vacaciones, cuando todo es perfecto y maravilloso. Me refiero al tema profesional.

Volverse sin tener claro lo que uno va a dedicarse, o incluso sin el trabajo claro desde fuera, puede ser bastante peligroso. Eso no quiere decir que no vayas a encontrar nada, ya que seguramente tu experiencia profesional en el extrajero sea un  punto a tu favor, pero sí puede ponérsete dificil la situación y que tengas que volver a emigrar.

Playa

Tener un plan ante todo

Está claro que si planeamos nuestra estrategia, hay menos riesgo de que fracasemos, me explico. Si decides volver a España, debes tener muy claro por qué vuelves: si te vuelves porque has encontrado un trabajo de lo tuyo, si es porque te has quedado embarazada y no quieres pasar esta situación sola en el extranjero, por motivos familiares, o sencillamente porque ya no quieres vivir más en el extranjero,  y punto.

Una vez teniendo claros los motivos de por qué quieres volverte a España, debes pensar qué vas a hacer allí, es decir: si ya tienes un trabajo antes de volverte, si vas a buscarlo cuando llegues, si vas a trabajar de freelance, si te vas a tomar un tiempo de descanso, es decir, que no te pille el toro y que sepas a qué vuelves. No vaya ser que vuelvas y en un tiempo digas: ¿qué hago aquí? ¿Para qué me volví?

 

La decisión es tuya

Hagas lo que hagas, tú tienes que tomar la decisión. No puede ser tu madre, ni tu hermano ni tus amigos, debes ser TÚ. Y es que al final, eres tú el que vas a acarrear con las consecuencias, por lo que no hay que dejarse llevar por el punto de vista de los demás, aunque sea con todo el amor del mundo.

Y es que, es curioso que cuando dijiste que te ibas, todo el mundo te decía: “ala donde vas” ” por qué” “jolín que fuerte”, y cuando decidas volver te digan: ” no vuelvas” “está la cosa fatal””quédate un tiempecito”. Aunque cuando te fueras hubiera la misma situación que ahora. Y es que , ¿quién mejor que nosotros sabe lo que va a ser bueno? Si tu quieres que sea bueno, será bueno.

 De momento, disfruto de las vacaciones

Yo de momento, me decanto por seguir viviendo mi experiencia en el extranjero, que me está dando mucho más de lo que pensaba y me está haciendo valorar cosas que nunca pensaría.

Cuando vuelves de vacaciones a tu tierra, las pequeñas cosas se vuelven grandes, lo que antes era normal ahora lo ves precioso, contemplas el cielo, te alegras de cada día de sol, y disfrutas aunque llueva.

Y es que vivir fuera te abre los ojos, te da perspectiva de la vida y te dice qué es realmente importante y qué no lo es. No puedo alegrarme más de vivir la experiencia que estoy viviendo, aunque haya algunos días mejores que otros. La vida son etapas, y esta es una de ellas.

See you soon!